miércoles, 14 de julio de 2010

Nuevo recuento

Y es tiempo de un nuevo recuento, que se viene largo y viajado.

Luego de una semana de colapso preparando un poster, una charla que me enteré a última hora que tenía que hacer, y tratando de terminar un paper que quería enviar antes de irme, partí otra vez rumbo al viejo mundo. Esta vez, el motivo era una conferencia de estrellas binarias en Mykonos (Grecia). Y claro, aprovechando el vuelo, el veranito europeo, y las dos semanas de vacaciones que me quedaban para este año, la conferencia se convirtió en un viaje de tres semanas por Europa.

La semana en Mykonos fue interesante en todo sentido. Hubo buenas charlas y discusiones con gente interesada en mi trabajo. Aunque la conferencia duraba desde las 9 hasta las 8 de la noche todos los días, nos daban 5 horas para almorzar, para que pudiéramos conocer la isla tranquilamente. Así que aproveché de conocer el pueblo y algunas playas. El centro de la ciudad es muy lindo, lleno de callejones de piedra, con casitas todas blancas pero con ventanas y puertas de colores. La parte que más me gustó fue sin duda la “pequeña Venecia”, con todas las casas y restaurantes construidos al borde del mar, y con vista a los molinos, símbolo de la isla. Un día almorcé ahí con un par de españolas, con las olas chocando contra la terraza, y el rocío mojándote mientras comías. También fuimos en paseo grupal de la conferencia, a la isla Delhos, templo de Apolo y Artemisa, y antiguo centro de comercio de la isla., donde actualmente se pueden ver las ruinas de aquella época. Lo más impresionante es ver que todo se hacía de mármol.

Terminado el congreso me fui a Roma, donde me esperaba la Pauli para recibirme en su casa, y alojar mi maleta mientras yo seguía mi rumbo. Estuve solo un día ahí, que aproveché para salir a conocer por adelantado (ya volvería a conocer todo después). Partí con unos amigos de ella al vaticano, a conocer los museos y la capilla sextina, pero era último domingo del mes y era gratis, así que estaba tan lleno que ni siquiera intentamos meternos en la cola de 7 cuadras. Así que nos fuimos a conocer la plaza san pedro, entramos a la basílica, a las tumbas de los papas, y después subimos a la cúpula de la basílica san pedro. La vista de toda roma desde arriba es realmente impresionante.

Al día siguiente partí a Holanda, a visitar a la Cata y Axel, y a conocer a Vincent, el nuevo sobrinin que por esos días cumplía 2 meses. Me quedé 6 días con ellos recorriendo Utrecht (donde viven), y por supuesto también Amsterdam. Dos ciudades super lindas, muy ordenaditas, llenas de canales y casas (o edificios de no mas de 4 pisos) rodeando los canales. Y por todos lados se ven bicicletas. Creo que ví más cletas que personas. Y aproveché de impregnarme de la buena onda y el relajo de los holandeses, que contrastaría totalmente con los gritos y bocinazos de Roma.

Luego de vuelta a Roma. Otra semanita entera antes de volver a mi frío Chile y mi Vic (que a esas alturas ya se extrañaban cada vez más). Ahí me lo caminé todo, conociendo tanto lugar visto miles de veces en fotos, como el impresionante coliseo, el foro romano, el panteón, la fontana di trevi, plaza navona, y mucho más. Y por supuesto, ahora si entré a los museos del vaticano y a la capilla sixtina. Es increíble la sensación de estar parada ahí, bajo los frescos de Miguel Ángel, o paseando por las estancias de Rafael, mirando en vivo y en directo la famosa escuela de Atenas. Además sobró tiempo para recorrer algunos pueblitos de los alrededores. Un día fuimos a Frascati, donde estudia la Pauli, y subimos a la punta del cerro, a un lugar llamado Roca Priora. Otro día fuimos a Tiveli, donde pudimos conocer dos villas antiguas, villa del este y villa Gregoriana, donde el protagonista era el agua, lleno de fuentes e incluso dos cascadas. Y de tanta escalera arriba y escalera abajo entre los cerros, se me rompieron las zapatillas. Remate perfecto para 3 semanas de recorrido, y por suerte fue el último día.

Y así me vine de vuelta a Chile, a disfrutar del frío del invierno y la cordillera nevada, cargada de imágenes y recuerdos, con las pilas listas para dedicarme de lleno a terminar la tesis, sin más viajes pendientes por este año.

Dejo el link a mas fotitos

1 comentario:

rosmarie dijo...

HIJITA, NO SABES CUANTO ME ALEGRO POR TODO LO HERMOSO QUE VIVISTE.